Arritmias

El ritmo cardiaco normal (conocido como ritmo sinusal) se caracteriza por ser regular (el intervalo de tiempo entre latido y latido es constante) y por tener una frecuencia cardiaca entre 60 y 100 latidos por minuto. El latido siempre se inicia en el nodo sinusal (localizado en la aurícula derecha), de ahí su nombre.

 

Cuando aparece alguna alteración del ritmo cardiaco, nos encontramos ante una arritmia. De manera resumida, se clasifican según la frecuencia cardiaca (bradicardia si tiene menos de 60 latidos por minuto, o taquicardia si tiene más de 100 latidos por minuto) y según el origen de la misma (supraventricular si se origina en las aurículas o el nodo AV o ventricular si se origina en los ventrículos).

Síntomas

Las arritmias habitualmente producen sensación de palpitaciones o vuelco dentro del pecho, aunque hay muchos pacientes que no las notan. Con menos frecuencia las arritmias pueden debutar con dolor torácico, disnea incluso con síncope, lo cual obligaría a descartar de manera precoz una cardiopatía subyacente.

Diagnóstico

El método diagnóstico por excelencia para las arritmias es el Electrocardiograma. Con él podemos visualizar la actividad eléctrica del corazón en un momento determinado, pudiendo descartar la presencia de una arritmia si ésta está presente en el momento de su realización. Si los síntomas que refiere el paciente son muy frecuentes o prácticamente a diario, se puede utilizar un Holter ECG de 24-48 horas para detectar la arritmia. En el caso de que los síntomas sean más espaciados en el tiempo se puede valorar la utilización de un Holter de eventos de larga duración (3-4 semanas) o un Holter insertable (que tiene una duración máxima de 3 años aproximadamente).

Siempre que haya una arritmia es importante descartar cardiopatía estructural mediante realización de un Ecocardiograma doppler color.

 

francis-151

TRATAMIENTO

En ocasiones las arritmias son secundarias a procesos tales como el estrés, problemas emocionales, infecciones o alteraciones tiroideas. En estos casos el tratamiento adecuado para la arritmia será el de la causa que la está produciendo.

 

Si la arritmia está produciendo síntomas el tratamiento indicado inicialmente son los fármacos antiarrítmicos (de los que hay muchos tipos). El cardiólogo es el que sabe cuál es el indicado en cada caso. Si la arritmia es muy esporádica, no produce síntomas y tiene buen pronóstico, se puede optar por no poner tratamiento alguno.

 

Las arritmias lentas o bradicardias que producen síntomas precisan, en la mayoría de las ocasiones, de implante de marcapasos.
Existen algunos tipos de arritmia que se benefician de una ablación por radiofrecuencia, siendo en la mayoría de las ocasiones la solución definitiva a la misma, pero se trata de un procedimiento invasivo y por tanto no exento de riesgos. El cardiólogo recomendará esta opción dependiendo del tipo de arritmia y del caso en cuestión.

Infórmese del resto de mis servicios

Arritmias
Cardiopatía Isquémica
Cardiopatía Valvular
Chequeo de Marcapasos
Fibrilación Auricular
Insuficiencia Cardiaca
Riesgo Cardiovascular