Chequeo de Marcapasos

Los marcapasos son dispositivos que sirven para mantener una frecuencia cardiaca adecuada en los pacientes que padecen de bradicardia permanente o intermitente y se acompañan de síntomas. Los siguientes tipos de bradicardia serían candidatas a implante de marcapasos, siempre teniendo en cuenta la presencia de síntomas en el paciente: enfermedad del nodo sinusal (que engloba a la bradicardia sinusal, el síndrome bradicardia-taquicardia, pausa sinusal y bloqueo sinoauricular), fibrilación auricular lenta y  bloqueo aurículo ventricular de 2º grado (Mobitz II) o 3er grado. En algunos casos de bloqueo de rama (bloqueo de rama alternante) o síncope reflejo (síncope cardioinhibitorio) también se pueden beneficiar del implante de marcapasos. Es muy importante que el cardiólogo estudie con minuciosidad cada caso antes de indicar el implante de marcapasos.

 

Habitualmente estas arritmias lentas suelen aparecer en pacientes mayores de 65 años, pero en ocasiones pueden comenzar a una edad más temprana. Los síntomas habituales son mareos, disnea de esfuerzo o síncope. Hay pacientes en los que la bradicardia aparece tras la toma de medicación que disminuye la frecuencia cardiaca (betabloqueantes por vía oral u oftálmica (colirios), diltiazem, verapamilo, digoxina, ivabradina), por lo que es preciso disminuir o suspender el tratamiento, dependiendo de cada caso. Otros pacientes tienen bradicardia tras intervenciones quirúrgicas cardiacas (recambios valvulares) o implante de válvula aórtica percutánea (TAVI), y muchos de ellos precisan de implante de marcapasos (ver más en Preguntas Frecuentes  ¿En qué consiste el implante de un marcapasos?).

 

CHEQUEO DE MARCAPASOS

Una vez tiene el paciente implantado el marcapasos, es preciso seguir la correcta evolución de la herida quirúrgica, así como verificar el adecuado funcionamiento del dispositivo y los electrodos. La primera revisión se realiza dos semanas después del implante, y posteriormente se pueden realizar revisiones cada 6 meses-1 año.

 

Se trata de un procedimiento completamente inocuo. El paciente se tumba sobre la camilla, se le colocan los electrodos para tener señal electrocardiográfica y se pone el cabezal del programador sobre la zona donde está implantado el marcapasos. Es importante conocer de qué marca es el marcapasos, porque cada casa comercial tiene su propio programador. El programador no detectará un marcapasos que no sea de su propia marca y por lo tanto, no se podrá revisar.

 

Equipos de última generación

 

Entre los parámetros que se revisan están el nivel de batería, impedancia de los electrodos, umbral de detección y de captura de los electrodos, ritmo espontáneo, eventos arrítmicos registrados, modo de estimulación, entre otros. Todos estos parámetros se ajustan para que el marcapasos funcione de la manera más eficiente posible. En muchos casos se puede optimizar el funcionamiento del dispositivo, reduciendo con ello el gasto de batería, y aumentando la vida útil del marcapasos.

 

El tener un marcapasos, sobre todo si es bicameral (un electrodo en aurícula y otro en ventrículo), puede llegar a ser una ventaja desde el punto de vista del diagnóstico de arritmias. Al fin y al cabo el marcapasos está pendiente en todo momento de lo que sucede en las cámaras cardiacas derechas, y puede registrar arritmias tales como la fibrilación auricular, arritmia que puede causar graves consecuencias en el paciente si no se detecta a tiempo.

 

Una vez se han revisado todos los parámetros y se ha optimizado el funcionamiento del marcapasos, se finaliza el chequeo.

Infórmese del resto de mis servicios

Arritmias
Cardiopatía Isquémica
Cardiopatía Valvular
Chequeo de Marcapasos
Fibrilación Auricular
Insuficiencia Cardiaca
Riesgo Cardiovascular